Emprender = Educación 2.0
23/08/2011

Hace ya 18 años, me transmitían los resultados de un estudio realizado, como no, en Estados Unidos, sobre las necesidades de formación y reciclaje a lo largo de la vida profesional de las personas, en función de a qué década correspondían. Para no extenderme, los resultados llegaban al absurdo de necesitar más de una vida master enpara poder adquirir los conocimientos necesarios para la permanencia en el mercado laboral. Evidentemente, la conclusión era que se hacía necesaria la modificación de los procesos de aprendizaje, ya que, difícilmente, con los modelos actuales se podría abordar tamaño reto. Como casi todo estudio de este tipo, creo que estaba acertado en sus conclusiones, pero no en el momento en el que semejante realidad se pondría de manifiesto. Desde mi punto de vista, no estamos todavía en ese instante, pero sí nos encontramos en el momento de iniciar las medidas necesarias para tal fin, y de hacerlo de una manera seria, científica y rigurosa.

 

Desde 2008, nuestro país vive inmerso en una profunda crisis que, desde mi punto de vista, se construye sobre tres crisis distintas que se solapan y retroalimentan unas a otras.

  • En primer lugar, sufrimos las consecuencias de una crisis financiera internacional promovida por el ansia de lucro excesivo de los mercados y que no refleja otra cosa que una falta de moral, no de las organizaciones, sino de los individuos. Desde algunas escuelas de negocios se ha entonado el “mea culpa” y se buscan ahora soluciones incorporando contenidos de ética en los negocios, aunque, tal y como yo lo veo, estas escuelas no son coherentes, ni con sus modelos de admisión ni con sus comportamientos, si lo que pretenden ahora es cambiar hacia un modelo económico más sostenible y responsable. Desde mi punto de vista, la moral es algo personal que sólo puede ser formado en las etapas iniciales de la educación y muy difícilmente después de los 15 años.

  • En segundo lugar, nos encontramos en España con el agotamiento de un modelo de crecimiento económico basado en la especulación inmobiliaria y que no ha sido adecuadamente sustituido ni por nuestra sociedad ni por nuestros políticos, que en el fondo buscaba nuevamente el enriquecimiento fácil y rápido en lugar de un crecimiento sostenible y de largo recorrido, evidentemente más lento y menos rentable en el corto plazo. Y que pasa necesariamente por la búsqueda de actividades intensivas en mano de obra altamente cualificada o no deslocalizables.

  • Y finalmente, a todo ello se superpone la crisis de los modelos de negocio, basados en la gestión de la escasez y la falta de transparencia de los mercados y que, con la llegada y la universalización del acceso a Internet, se rompen sin que el propio entorno de Internet haya sido capaz de generar toda la riqueza que ha destruido y que estaba en manos de unos pocos, para pasar a un mayor nivel de renta global y más uniformemente repartida, generándose sin duda alguna, una nueva clase media de ámbito global.

Ante este panorama se hace necesaria la adopción de una serie de medidas en el corto, medio y largo plazos, que permitan retomar el pulso económico y social de un país que, a lo largo de su historia, siempre ha demostrado su grandeza.

No pretendo decir cuáles son estas medidas pero si cuáles son los objetivos principales que nos tenemos que plantear. En el corto plazo se hace necesario reducir la necesidad desbocada de financiación de las administraciones públicas para que, por un lado se suavice la prima de riesgo y por otro, el dinero empiece a fluir hacia las empresas, que son las únicas capaces de generar empleo de forma eficaz y sostenible.

En el medio plazo se hace necesaria una reforma profunda de nuestro sistema administrativo, al que hay que dotar de mayor eficacia y menor coste, sin que por ello tengamos que renunciar a los logros sociales alcanzados en los últimos años. Para lograr este fin, creo que se hace necesario el sacrificio de los egoísmos regionales y un profundo pacto por la regeneración político-administrativa de España entre todos los partidos políticos.

Por último y por su enorme calado, como un objetivo a largo plazo tenemos que realizar un gran pacto social para la reforma de nuestro sistema educativo, ya no sólo porque el actual haya fracasado, sino por la necesidad de superar esquemas formativos ya agotados y que no nos llevarán a la cabeza de una sociedad globalizada, donde la Internacionalización, la Innovación y el uso de Internet y la tecnología se convierten en herramientas imprescindibles de cualquier entorno empresarial o personal sostenible en el tiempo. Esta reforma debe hacerse, como comentaba al inicio de este artículo, de una forma seria, científica y rigurosa; para ello, en lugar de elucubrar cuál es el mejor sistema, debemos abordar de forma rápida y decidida la puesta en marcha de varias experiencias piloto que nos permitan evaluar, en el menor plazo de tiempo posible, cuáles son las mejores, para su implantación posterior y, dado que éste sí es mi ámbito profesional, me permito dejar a modo de reflexión algunas preguntas:

¿Dónde tienen los alumnos que ver los videos o realizar las lecturas, en el aula o en casa?

¿Dónde tienen los alumnos que resolver los problemas, ejercicios o casos prácticos, en el aula o en casa?

¿Hacemos uso adecuado de Internet y la tecnología?

¿Cuáles son los modelos de aprendizaje más adecuados en función de los alumnos?

¿La clasificación de alumnos en aulas por edades es la más adecuada?

¿Qué valores trasmitimos cuando no se premian el esfuerzo y el resultado?

¿Qué es más valioso, los conocimientos que se tienen o la capacidad de adquirir nuevos conocimientos?

¿Fomentamos o matamos la creatividad y la innovación?

¿Cómo abordamos el aprendizaje entre pares?

¿Cómo fomentamos la cultura emprendedora?

Yo respondo a esta última, formando a los padres y madres de los futuros emprendedores para que no maten la iniciativa y la creatividad de sus hijos y no les digan que lo mejor es que se preparen para ser funcionarios. Esta es una opción, no sé si la mejor pero, para no imponer mi opinión,  hagamos una prueba piloto.

Antonio Alonso @antonioalonso

Director General EEN España





POLITICA DE PROTECCIÓN DE DATOS DE CARACTER PERSONAL

En cumplimiento de lo dispuesto en le Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999, se pone en conocimiento de los usuarios www.guiamaster.es nuestra política en la gestión de los datos de carácter personal a efectos de garantizar y proteger los datos recabados.

www.guiamaster.es pertenece a Iniziar Internet Publishing S.L. que es titular y responsable de la base de datos generada con la información de carácter personal suministrada por los usuarios. 

Al marcar la casilla "He leído y acepto la información sobre la Protección de Datos de Carácter Personal" estas aceptando que los datos personales que nos has proporcionado sean incorporados en un fichero cuya propiedad pertenece a la INIZIAR. La finalidad del fichero es la de prestarte los servicios indicados en la página, remitirte información comercial o publicitaria relativa a nuestros servicios así como la de remitirte igualmente información comercial o publicitaria relacionada con la formación; igualmente, y con la finalidad de hacerte llegar ofertas relacionadas con sus servicios, autorizas expresamente a que tus datos sean cedidos a la empresa o empresas de formación de las que solicites información. nombre de escuela

A través de www.guiamaster.es te informamos que puedes solicitar la baja en nuestro sistema cuando lo desees. En caso de que solicites la baja de nuestro sistema, envíanos un e-mail a info@guiamaster.es   indicando en el asunto “BAJA LOPD”.

Tienes derecho a acceder, rectificar o cancelar  la información que nos has facilitado enviando un e-mail a info@guiamaster.es. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla o por escrito a Iniziar Internet Publishing S.L. Calle Segunda, 43, 37188 Salamanca - indicando claramente su nombre, apellidos y dirección.